Día del Médico

Tengo muy claro el valor de un Médico. Dios me dio la bendición de vivir con un niño que desde los 6 años dijo que sería médico. Y lo fue y todos sabemos que fue INSTRUMENTO DE DIOS PARA NUESTRA SALUD. Hoy lo recuerdo especialmente. Investido con el uniforme quirúrgico, con las manos bendecidas por la sangre y siempre, mañana, tarde y noche, todos los días al lado de sus pacientes y en su quirófano, donde Dios le llamó para tenerlo a su lado. Por eso quiero mucho a los médicos y a las doctoras, porque en cada uno de ellos veo el compromiso y la voluntad de mantenernos vivos, que con su vida nos enseño el Dr. Juan Manuel Reyes Cardoso…
Gracias Dios por darnos médicos y doctoras, dales a ellos también la salud que te pedimos y hazlos felices. ¡Se lo merecen!